Tips

Tipos de mamparas de ducha y cuándo usar cada una


Las mamparas de ducha son un elemento que ayuda a hacer más funcional nuestra ducha, ya que la aíslan del resto del cuarto de baño y evitan salpicaduras. Son, por otro lado, una solución mucho más duradera que una cortina, y también más higiénica. Se pueden clasificar en diferentes tipos, según su forma y su sistema de apertura, y a menudo será el plato de ducha el que nos condicione sobre cual escoger, aunque no siempre. Factores como el espacio disponible, o la facilidad de acceso, también deberían ser tomados en cuenta. Por eso, a continuación os explicaremos un poco en qué consiste cada tipo de mamparas de ducha.

Cuando las clasificamos por la forma, podemos escoger entre mamparas frontales, angulares y semicirculares. Las frontales, por lo general, requerirán más espacio, mientras que las semicirculares servirán para instalarlas en una esquina. La angular puede servir tanto para esquinas como para huecos reducidos.

Por otro lado, si clasificamos las mamparas por el tipo de apertura, podemos encontrar cuatro tipos básicos:

Mamparas de hoja fija

Este tipo de mampara es de cierre parcial, ya que siempre hay un espacio abierto. Se instala en la misma pared en la que está la grifería, de modo que en esa zona el agua no se pueda filtrar al exterior de la ducha. Este tipo de mampara es ideal para quien necesite facilidad de paso.

Mamparas correderas

Este sistema dispone de carriles inferiores y superiores por los que se deslizan las hojas. Resulta de gran utilidad cuando se necesita evitar obstáculos que pueda haber cerca de la mampara, como pueden ser otros elementos del cuarto de baño (taza del váter, lavabo, bidet), o algún armario.

Mamparas plegables

Esta es una mampara que se recoge sobre sí misma, por lo que resulta idónea cuando no se dispone de mucho espacio en el cuarto de baño. Además, como se recoge siempre hacia dentro, no hay que preocuparse de que pueda provocar ningún tipo de goteo en el exterior de la ducha.

Mamparas abatibles

En este tipo de mamparas se puede escoger si las puertas se abren hacia dentro o hacia fuera, dependiendo del espacio del que se disponga en el cuarto de baño o del tamaño que tenga el plato de ducha. Este sistema es muy útil cuando el hueco en el que se instala la mampara es pequeño, y también va muy bien para gente mayor o de movilidad reducida, ya que les da mucha amplitud de paso.

Otro punto donde podremos escoger es el acabado de la mampara. En este aspecto dispondremos de estas opciones:

Transparente

Con un acabado transparente, la mampara pesará menos visualmente, lo que puede ayudarnos a dar una sensación de mayor amplitud en el cuarto de baño. Esto puede ser muy práctico en el caso de que el cuarto de baño sea pequeño o no disponga de mucha luz.

Translúcido

Este tipo de acabado permite jugar con muchos diseños y motivos, y puede ser enteramente translúcido o solo parcialmente. Permite dejar pasar la luz, pero ayudará a preservar la intimidad para quien se esté duchando, lo que la convierte en una buena opción para familias que estén acostumbradas a compartir el cuarto de baño.

De espejo

Este tipo de acabado tal vez no sea tan habitual como los dos anteriores. Permite preservar la intimidad de quien se ducha y, además, cumple la función añadida de servir como espejo auxiliar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *